La música está presente en nuestro día a día, eso es algo que ya sabemos todos; seamos más o menos conscientes de ello… a cada momento o evento importante que celebramos, le ponemos una melodía para acompañar esos instantes y hacerlos más intensos. Bien sea para cantar, bailar, jugar…. cualquier excusa es buena para ponernos esa canción que tanto nos gusta, y se puede decir que la música es la banda sonora de nuestra vida.
Esto se pone de manifiesto con mucha fuerza en este confinamiento, de tal manera que hay tres formas bien diferenciadas:
La primera se plasma en ese acto tan popular de cantar una canción muy conocida, con un mensaje de resistencia y esperanza, que se convierte en un himno improvisado que entonamos todos, y nos da la certeza de que no estamos solos en esto.
En este confinamiento también estamos viendo las ganas imperiosas que tienen los músicos de nuestro barrio, por salir al balcón y compartir con todos unos minutos de su música, y así ayudarnos a llevar mejor la pesadez de estos días… ¡esto es algo que no podíamos ni imaginar hace tan solo un mes! A mí personalmente me da “buen rollo”.
Por último y no menos novedoso, es la utilización que los músicos están haciendo de las nuevas tecnologías, grabando vídeos cada uno desde su casa, para luego hacer un montaje conjunto con otros músicos, y así dar forma a una canción entre todos ¡impresionante! Las redes sociales están llenas de “música confinada” por estas bandas, aquí tenéis unos enlaces para que lo veáis vosotros mismos (son del grupo “Juego de Tonos”, al que pertenezco):

https://www.youtube.com/watch?v=fIaG7RYLjH8

https://www.youtube.com/watch?v=iBCtUA0fJCE

Para mí, el mensaje de todas estas manifestaciones musicales es claro: este virus no nos va a parar. Y me hace valorar más si cabe, la importancia que la música y la cultura tiene en nuestra salud, física y mental.
Un abrazo en la distancia para tod@s y mucha música estos días 😉

Antonio Fuentes
Formador de guitarra en la EMMA / Universidad Popular

Compartir: