«La ilusión no se come -dijo ella-. No se come, pero alimenta -replicó el coronel». El coronel no tiene quien le escriba, Gabriel García Márquez

Compartir: